Soy una mujer madura divorcidada desde hace un año y vivo con mi hijo tiene 21 años, llevo con el una buena vida de amor y respeto con mucha confianza, especialmente en estos ultimos dos años que empezo a desarrollarse mi separación y tuve que hacer de madre y padre, explicandole cosas naturales de la vida. Compartíamos muchas aficiones y la que más nos gustaba era la fotografía y ahí empezó nuestra historia. Un día subí las escaleras porque quería hacerle unas fotos y siento la ducha abierta y como de costumbre y sabiendo que hay una mampara entre la ducha, abro la puerta para fotografiarlo y esta desnudo masturbándose.

Me quedo helada, pido perdón y lo dejo, al ratito el baja a la cocina y me empieza a increpar por lo que hice, le pido disculpas y trato de convencerlo que es lo mas normal lo que estaba haciendo, también le digo que siempre corremos la mampara y que no era la primera vez que entraba y lo pillaba desnudo, que era algo normal entre madre e hijo y que bajo ningún concepto pensara que en mi mente había algo relacionado con el incesto xxx puesto que la nuestra era una relación sana y natura.

Se va sin decirme nada a su cuarto y lo sigo prepocupada, esta en su cama acostado, me a rrimo empiezo a acariciar su cabello y le hablo de la vida, de pronto el me ve inclinada, me doy cuenta que esta mirando mi blusa media desprendida, me doy cuenta que se me ve el pecho o parte del pecho, intento abrocharme el boton y el estira su mano, lo miro y lo dejo. El mete toda su mano dentro de mi sujetador y siento que mi cuerpo se tenaa y se pone como hacía años que no sentia, cierro los ojos y dejo que siga, de pronto me esta sacando la blusa y quedo tan solo en ropa interior.

Entonces le tomé la mano y le dije que era su madre, que si sabía lo que estaba haciendo, me mira y me dice que por favor lo deje hacer, cierro de nuevo los ojos y lo dejo, me desabrocha el sujetador y mis tetas quedan a su disposicion, me acarcia suavemente, me tira sobre la cama y comienza a besarme entera, chupa con ansias mis pechos, se me había puesto de punta los pezones, me lo dice y sigue, comienza a quitarme la falda y luego las braguitas, me abre las piernas y me contempla, yo no se que hacer, decir, estoy caliente, pero de pronto el se sube a mi y esta compelatamente desnudo.

Siento su polla dura y con la logica carencia de experiencia, busca donde meter su polla y lo ayudo con mi mano, de un solo golpe me la metió hasta el fondo. Siento bastante molestias porque la tiene grande, empieza muy rapido a follarme y en apenas un minuto se corre dentro de mi, lo abrazo fuerte y lo dejo que se relaje, lo siento agitado, sale de arriba y se coloca boca arriba, ahi veo su polla ya no tan dura, se la toco y comienza a reaccionar de inmediato. Me agacho y le digo, quiero que dejes a mama ahora. El se cierra sus ojos y yo me meto su pene en la boca, en instantes la siento crecer, es hermosa, siento sus jugos y sabores por los restos de semen que le quedan, no me importa porque es mi sangre, le hago una buena mamada hasta que siento que esta muy dura y el digo: voy a regalarte la mejor noche de tu vida. El dice, si mami.

Lo monto y cabalgo encima de el un rato, cuando empeiza a gemir, me salgo y le digo quiero darte algo. Quiero que me la metas en el culo, él me pide ayuda porque nunca lo había hecho. Me pongo a 4 patas y lo guio hasta la entrada de mi culo, y alli le pido que presione, lo hace y siento muy rapido como toda su verga esta dentro, siento mi culo lleno y comienza un saca y mete, se corrió muy rápidamente dentro de nuevo y yo a su vez, entonces se quedó quieto pero sin sacar la polla. Yo siento como se va disminuyendo su tamaño, despues cada uno se abaña y se acuesta en su cama.

Después de esto lo hacemos por lo menos 4 o 5 veces por semana y aún me acuerdo cuando no me creía los relatos de incesto que leía...

secretos

Mi secreto personal a la fotografía es engañosamente simple: tomar notas con mi cámara . Hete aquí un caso de una nota visual que hice a principios de este año:

Era un lunes por la mañana y la gente se apuraba a trabajar. De la nada, una pequeña paloma hace reventar en un rincón de mi cuerpo y se posa allá sin ningún cuidado en el planeta. Su actitud desentendida con las personas apuradas me recordó de qué manera el tiempo se mueve de manera lenta cuando eres un pequeño, libre y veloz a diferencia de cuando eres es un ser humano adulto.

Mis progenitores me solicitaron que arreglara el cuarto que tenía de joven en su casa como cuando era joven y vivía con ellos y lo primero que pensé es tirar muchas cosas a la basura, mi madre abrió un frasco de vidrio que contenía muchas conchas marinas que le di cuando tendría 19 o 20 años. La fragancia de la arena, el agua salobre y el aceite de coco subyugado a mi sistema olfativo fue alucinante; mi psique fue de forma inmediata transportándome a una temporada en que el planeta estaba aún en blanco y negro.

Pese a que las 2 fotografías fueron tomadas con un año de diferencia, las dos trata sobre la naturaleza de la fugaz de la juventud. Esta revelación no se me ocurrió hasta hace unos meses. El punto es que si se toman suficientes notas visuales, finalmente verás un patrón en tu trabajo. Ser capaz de identificar artísticamente y sacar partido de estos patrones es lo que separará sus fotografías de todas las demás.

Esto habría de ser obvio, si nos fijamos en los grandes cuadros de hace unas décadas, todos fueron tomados con un equipo mucho menos complejo que lo que hay hoy día y son la cabeza y hombros sobre lo que muchos de los fotógrafos generan ahora con sus réflex digitales locas y lentes por un valor de decenas y decenas de miles y miles de Euros.

La razón de que esto es un secreto en lo más mínimo se debe a los departamentos de marketing de las grandes empresas niponas que gastan millones en persuadirnos de que es completamente preciso tener una lente de 85mm con el bokeh de la magia y de un valor esencial, que no podíamos ir sin el último cuerpo de la cámara que le deja disparar a ISO1bazillion, que estaríamos generando un producto inferior sin ese conjunto de las luces que disparan rachas y parpadean captando los colores consistentes a un ritmo de solo Dios sabe de qué manera lo hacen-muchos en tan solo un segundo.

Finalmente lo adquirimos pues ahorrando a fin de que el próximo lente nos de un buen objetivo tangible. Es una cosa que podemos hacer. Asimismo nos da una disculpa para disparar menos, ser felices con los resultados bajo el par. Si solo tuviésemos esa lente, tendríamos colas para adquirir nuestras publicaciones y los derechos de las piezas maestras que generarían y estaríamos exponiendo en los museos nos.

En la vida real, la mayor parte de estas cosas no importan. Elija un renombrado fotógrafo que le agrade y mire el trabajo que hizo antes de ser conocido, el trabajo que les logró la fama en primer lugar. En la mayor parte de los casos se ha trabajado con el engranaje asequible - que no podían abonar todas y cada una esas cosas de fantasía en aquel momento. Y su trabajo es aún grande. Y la mayor parte de las imágenes producidas por los apasionados con su equipo son muy costosas y sin apenas inspiración.